Blog

. : PLAN ARQUITECTO : . / Ficha técnica  / Cubiertas planas: Tipologías y clases de protecciones

Cubiertas planas: Tipologías y clases de protecciones

Por más de 30 años, la Fundación MUSAAT ha estado trabajando al servicio de la arquitectura e ingenierí­a realizando estudios permanentes sobre los riesgos en los procesos de edificación, su posterior mantenimiento, así­ como en las medidas de prevención y seguridad.

Con el objetivo de contribuir a una mayor calidad en el sector de la construcción y apoyar acciones de formación e investigación, el MUSAAT elabora una serie de monográficos denominados Documentos de Orientación Técnica en la Edificación. Para ello, cuenta con los investigadores especialistas y docentes universitarios, D. Alberto Moreno Cansado y D. Manuel Jesús Carretero Ayuso, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de la Edificación.

Plan Arquitecto comparte la publicación de estos documentos para fomentar las buenas prácticas profesionales en los procesos de edificación.

1. PROBLEMAS HABITUALES


Las cubiertas planas se diferencian por su acabado superior y por el tipo de protección de la impermeabilización. Las caracterí­sticas de estos acabados posibilitarán que sean transitables o no transitables y les dotarán de cualidades y limitaciones en función de los materiales y las soluciones constructivas aplicadas.

Las problemáticas más habituales van a variar según los siguientes parámetros:

  • Utilización de los materiales de acabado fuera de las limitaciones de uso y rango que les son propias.
  • No tener en cuenta las limitaciones máximas de superficie en la puesta en obra de la capa de protección.
  • Ubicación, diseño y realización inadecuada de las juntas.
  • Deterioros debidos a las acciones climatológicas (lluvia, nieve, insolación, etc…)

Lesiones y deficiencias:

La falta de un buen diseño y puesta en obra de la capa de protección (incluyendo las capas auxiliares y de función especí­fica que son necesarias en cada caso) influye de manera directa en la durabilidad general de la cubierta, en su utilización conforme al uso previsto y, en último término, en las deficiencias que dan lugar a la pérdida de la estanqueidad de la impermeabilización.

Las degradaciones del material acabado, sus roturas y pérdida de las propiedades pueden llegar a ocasionar humedades por filtración, especialmente en coincidencia con los puntos singulares como las juntas de dilatación y en el encuentro con los sumideros.

La no contemplación de las posibles incompatibilidades entre los distintos elementos que componen el paquete total de las capas de cubierta, así­ como la falta de mantenimiento periódico, hace que se aceleren en muchos casos el ritmo de intensidad de los procesos patológicos ya iniciados.

Condiciones generales de las capas de protección pesadas:

La protección pesada a utilizar en una cubierta plana estará formada por un material que sea resistente a la intemperie, en función de las condiciones ambientales previstas y tener un peso suficiente para contrarrestar la succión del viento.

Las cubiertas de protección pesadas más habituales son las de grava (para cubiertas no transitables) y las de solado fijo (para cubiertas transitables). Es muy importante que las capas de protección pesadas lastren bien, especialmente en sus zonas perimetrales.

2. TIPOS DE CUBIERTAS PLANAS


Cubiertas con protección de grava:

La capa de grava que utilicemos para el lastrado de la cubierta quedará definida mediante los siguientes parámetros:

  • Podrá ser suelta o aglomerada con mortero.
  • La grava suelta solo se empleará en cubiertas cuya pendiente sea menor al 5%.
  • Deberá estar limpia y carecer de sustancias extrañas (pedir en obra el árido lavado).
  • Tendrá un tamaño entre 16 y 32 mm y debe formar una capa cuyo espesor sea igual o superior a 5 cm. En este sentido, se sugiere que en las áreas perimetrales se ubiquen las piezas de mayor tamaño.
  • Se extenderá sobre una capa separadora (geotextil que cumpla con las funciones de antipunzonante y filtrante).
  • Podrá proceder de áridos de machaqueo o de áridos rodados (recomendable estos últimos con el fin de evitar que las aristas puedan dañar la capa de impermeabilización.
  • Deberá tener un grosor de capa que no necesariamente tendrá que ser el mismo en toda la superficie de cubierta.
  • No se utilizará en los trayectos que sean necesarios para comunicar el acceso a la cubierta y las zonas que necesiten comprobaciones periódicas, como instalaciones y equipos. Así­, deberán disponerse de pasillos y zonas de trabajo con un material apto para cubiertas transitables con el fin de evitar el deterioro de la cubierta.

Cubiertas con solado flotante:

Respecto al resto de soluciones constructivas, el solado flotante posee ciertas ventajas dado que permite la ventilación inferior y permite obtener cotas de acabado más altas. A su vez, tienen la desventaja de que no son adecuadas para alto tráfico peatonal ni para zonas donde se prevea suciedad.

El solado flotante puede ser de dos tipos:

  1. Mediante colocación de un pavimento de madera o baldosas sobre piezas de apoyo regulables (habitualmente llamadas Plots).
  2. Mediante la disposición de baldosas integradas con aislante térmico.

En ambos casos, las baldosas estarán sueltas, con junta abierta y simplemente apoyadas, lo que permitirá que el agua pueda filtrarse fácilmente hasta llegar a la capa de impermeabilización, que canalizará el agua hasta su desagüe.

A su vez, es conveniente que las baldosas colocadas sobre las cazoletas o sumideros, posean un pasador en su centro, de forma que puedan identificarse rápidamente los puntos de desagüe y permitir el fácil acceso a estos en momentos de trombas de agua o mantenimiento.

Cubiertas con solado fijo:

El solado fijo puede estar formado por los materiales siguientes: baldosas recibidas con mortero, capa continua de mortero (ya sea normal o de tipo filtrante), piedra natural recibida con mortero, solera de hormigón, adoquín sobre lecho de arena, aglomerado asfáltico u otros materiales de caracterí­sticas análogas.

Este tipo de protección permite una menor capacidad de evaporación del agua recibida /infiltrada, respecto a las soluciones con grava o pavimento flotante. Sin embargo, proporciona mayor porcentaje de desagüe por escorrentí­a superficial.

En esta tipologí­a, es muy importante la realización correcta de las juntas de dilatación y las juntas del acabado de protección.

Cuando la cubierta tenga un tránsito intenso y/o sea de utilización pública, se recomienda que la impermeabilización a colocar sea bicapa y con una pendiente no inferior al 2%.

También es necesario asegurar la adherencia del acabado de protección respecto a la capa de apoyo regularización, normalmente con mortero de cemento. En este sentido, entre ambos materiales deberíamos intercalar un adhesivo compatible con los materiales a unir. Su aplicación se realizará con llana de dientes aplicado sobre la capa de mortero, y en caso necesario, mediante el procedimiento de doble encolado, colocando las crucetas correspondientes para conseguir una separación mí­nima entre las piezas de solado.

Cubiertas con rodadura de tráfico:

Estas cubiertas pueden estar constituidas por aglomerado asfáltico, capa de hormigón o adoquinado. En esta tipologí­a es importante tener en cuenta los movimientos dimensionales de la capa de rodadura para que los mismos no afecten a la propia membrana, por esta razón es conveniente la interposición de una capa separadora entre ambas, mediante la colocación de un film de poliuretano, polipropileno-polietileno que permita que la parte lí­quida se filtre hasta la lámina impermeable.

Del mismo modo, es interesante diseñar los paños para que su superficie no supere los 15-20 m2, con laterales máximos de 4 m.

Cuando el aglomerado asfáltico se vierta sobre una capa de mortero su espesor será igual o superior a 4 cm. Si el aglomerado asfáltico se vierte directamente, su espesor será igual o superior a los 8 cm (para evitar el efecto alfombra). Indicar asimismo que, dada la dificultad y el coste de reparación que tienen estas soluciones constructivas, es aconsejable diseñarlas con un sistema de impermeabilización bicapa recomendándose una pendiente mí­nima del 1,5-2 %.

Cuando se prevea el paso el paso de tráfico pesado, se tendrán en cuenta condiciones especí­ficas según normativa.

Cubiertas ajardinadas:

Las cubiertas ajardinadas están considerándose cada vez más como una opción técnica, además de por sus condicionantes estéticos, porque las implantaciones de las mismas pueden reducir los costos energéticos y medioambientales de un edificio de manera importante.

Es importante que en el dimensionamiento se consideren debidamente las cargas continuas (el peso de la capa vegetal, la acumulación de nieve, el tráfico de personas así­ como las cargas puntuales (Árboles, aljibes, estanques). Es aconsejable también que la impermeabilización tenga una pendiente mí­nima del 2% y que sea tipo bicapa.

Normalmente, se considera que hay dos tipos básicos.

  • Cubiertas extensivas: se caracterizan por necesitar un mantenimiento muy reducido. Suelen poseer vegetaciones tapizantes con especies autóctonas, resistentes a los cambios climatológicos y a la intemperie, así­ como capaces de soportar periodos con poca aportación de agua. Los espesores de tierra vegetal pueden estar entre los 10-20 cm aproximadamente. Los elementos esenciales a disponer como protección son: capa separadora filtrante, capa de drenaje, capa de tierra vegetal y vegetación extensiva.
  • Cubiertas intensivas: se caracterizan por necesitar un mantenimiento mucho mayor, así­ como mayores necesidades de aporte de agua. Pueden incluir árboles de dimensiones importantes, césped, estanques, campos deportivos, etc. Los espesores de tierra vegetal pueden estar entre 15 cm y 1 m de altura. Los elementos esenciales a disponen son: capa separadora, capa drenante, capa filtrante, capa de tierra vegetal y vegetación intensiva.

Cubiertas deck:

Se trata de una cubierta plana (no invertida) cuyos elementos base son: un soporte de chapa perfilada o plancha metálica gracada, un aislamiento térmico, una impermeabilización dispuesta superiormente y finalmente una posible protección pesada.

En caso de requerir la colocación de una capa que haga las funciones de barrera de vapor entre la chapa metálica y el aislamiento, deberá estudiarse la disposición de chimeneas de vapor comunicadas con el exterior para facilitar la difusión. La elección del aislamiento dependerá además de las condiciones de estabilidad y comportamiento al fuego y de las propiedades como soporte de la impermeabilización (densidad, rigidez, resistencia a flexión, compatibilidad con la lámina

A diferencia de otro tipo de cubiertas planas, donde el aislamiento habitual es de poliestireno extruido, en esta se usan frecuentemente las de origen orgánico roca, perlita expandida y otros paneles de espumas rí­gidas. Por su parte, si fueran necesarias condiciones acústicas especiales, puede estudiarse la colocación de una capa insonorizante antes del aislamiento térmico.

En el encuentro con elemento singulares, como por ejemplo canalón y bordes, deberá resolverse que el aislamiento no quede libre y expuesto al contacto con el agua. En los casos en los que la lámina impermeable sea la última capa, esta deberá tener la necesaria protección que le haga resistente a la intemperie. Si no posee una capa de protección pesada, es conveniente considerar la colocación de sistemas bicapas que den una mayor estabilidad y estanqueidad al sistema. En este tipo de cubiertas el aislamiento debe de ir fijado mecánicamente a la chapa-soporte, así­ como adherido o fijado mecánicamente a la impermeabilización que se le coloca superiormente.

La tipología deck, al ser solo utilizada habitualmente en cubiertas no transitables, hace conveniente prever pasillos (de 60-80 cm de anchura) con protecciones especí­ficas, que permitan el desarrollo seguro de las labores habituales de mantenimiento y consigan proteger de daños sobrevenidos a la membrana impermeabilizante.

¡Estimad@ lector! ¡Esperemos que te haya gustado! Si deseas conocer más sobre el mundo de la arquitectura y la construcción, te invitamos a suscribirte

¡No te olvides de comentar!

¡Gracias!

Sin comentarios

Publicar un comentario

Pin It on Pinterest

Share This