Blog

. : PLAN ARQUITECTO : . / Figuras relevantes  / El personaje: Apolodoro de Damasco

El personaje: Apolodoro de Damasco

¿Alguna vez has escuchado hablar de Apolodoro de Damasco? ¿Has visitado el Panteón de Agripa en Roma?

Con más de 1900 años de antigüedad, este impresionante edificio ubicado en el corazón del antiguo barrio de Trevi sigue siendo uno de los monumentos más imponentes y bien conservados de la humanidad. Pero, ¿sabías quién lo construyó? O más bien, ¿quién lo reconstruyó?

Este artículo te presenta a Apolodoro de Damasco, el arquitecto detrás de la reconstrucción del Panteón. Descubre cómo este genio de origen sirio, historiador, escritor, arquitecto y matemático, superó grandes desafíos técnicos y logró construir una obra de arte que ha sobrevivido a través de los siglos.

Un breve acercamiento

Pese a que apenas se conservan datos sobre su vida, se sabe que Apolodoro nació en Damasco alrededor del año 60 d.C.

A diferencia de algunos arquitectos y constructores de la época, que eran esclavos, Apolodoro era un ciudadano libre con una posición social y económica privilegiada, por lo que se cree que, probablemente, fuese hijo de un acaudalado arquitecto y constructor, lo que contribuyó a desarrollar su pasión por estas disciplinas permitiéndole acceder a los mejores estudios, así como a una amplia red de contactos.

Además, Apolodoro resultó ser un arquitecto talentoso, y mostraba una habilidad natural y una gran pasión por su trabajo, por lo que no tardó demasiado tiempo en convertirse en uno de los arquitectos más respetados y talentosos de Roma. especialmente, tras la finalización de la imponente Columna de Trajano .en el año 114 d.C.

1. EL PANTEÓN DE AGRIPA


El proceso de diseño y construcción del Panteón es uno de los más relevantes en la historia de la arquitectura. La construcción original del edificio fue ordenada por Marco Vipsanio Agripa en el año 27 a.C.

Aunque los detalles precisos sobre la primera etapa de construcción son escasos, se tiene constancia de que el templo sufrió un incendio en el año 80 d.C.

Las causas del incendio se desconocen, aunque hay varias teorías, incluyendo un incendio accidental durante un asedio militar o un incendio intencional durante conflictos políticos o religiosos.

El emperador Domiciano ordenó restaurar la cúpula con un material más resistente, pero el proyecto jamás concluyó y el templo acabó perdiendo su esplendor.

No fue hasta el año 118 d.C. cuando el emperador Adriano ordenó reconstruirlo.

Y en ese momento, Apolodoro de Damasco llegó al proyecto.

El Panteón anterior había sido destruido y Adriano quería que la reconstrucción fuera aún más grandiosa que la original.

2. SU GRAN OBRA: LA RECONSTRUCCIÓN


La reconstrucción del Panteón de Roma fue uno de los proyectos más ambiciosos de la época.

Apolodoro comenzó su trabajo sobre la base del diseño original, pero rápidamente hizo cambios y mejoras. Con su equipo de arquitectos y trabajadores, se enfrentaron a varios desafíos importantes como la reconstrucción de la cúpula y la solución de problemas estructurales debidos a los excesos de carga.

Aún así, Apolodoro utilizó todo su conocimiento en matemáticas y geometría para solucionar estos problemas, y logró completar el proyecto en un tiempo récord para la época, tan solo 8 años más tarde (126 d.C).

La cúpula del Panteón es una obra maestra de la arquitectura. Con un diámetro de 43,3 metros, una altura libre proporcional y un peso estimado de 4535 toneladas, esta imponente estructura se erige sobre las estrechas callejuelas de Trevi impasible al paso del tiempo, siendo ejemplo de lo perdurable con su gigantesco óculo de 9 metros de diámetro alzándose en su cúspide, atrayendo todas las miradas.

3. LOS GRANDES DESAFÍOS


Uno de los mayores desafíos a los que se enfrentó Apolodoro fue el peso de la cúpula. De acuerdo a sus cálculos, el sistema de soporte original resultaba insuficiente para su nuevo proyecto, por lo que decidió aligerar el peso de la nueva estructura utilizando una mezcla de concreto con trozos de piedra caliza y piedra volcánica de la región de Nápoles (esta última llegaba a representar hasta el 85% de la mezcla. Esta técnica era conocida como «opus caementicium»).

A su vez, Apolodoro mejoró el diseño estructural de la cúpula implementando arcos de descarga de mampostería, nervios de concreto y artesonados a modo de casetones. Medidas que sirvieron como base para los sucesivos y decrecientes anillos concéntricos que se encofraron alrededor del óculo y que se fraguaron en una sola pieza para que la cúpula fuera más ligera y estable.

Otro de los desafíos a los que se enfrentó fue la entrada de agua durante la lluvia. Pese a que la corriente de aire ascendente desmaterializa las gotas de agua en la mayoría de ocasiones, también es cierto que durante las tormentas más fuertes el agua acaba entrando, por lo que Apolodoro planificó la construcción de 22 pequeños desagües distribuidos en la base del templo para mitigar el impacto de las pendientes y evacuar el agua que pudiera acumularse en el pavimento.

Por otro lado, la cimentación del edificio también fue cuidadosamente considerada por Apolodoro durante el proceso de reconstrucción. En este sentido, fue necesario reforzarla con una considerable base de mampostería de piedra y grandes pilares de mármol.

4. EL LEGADO DE APOLODORO


El legado de Apolodoro como arquitecto es indudable. Como ingeniero, matemático y escritor, sus ideas y métodos revolucionaron la arquitectura de la época e influenciaron a generaciones posteriores.

Su obra más emblemática, la reconstrucción del Panteón de Roma, sigue siendo un ejemplo de ingeniería y arquitectura, y su estructura y diseño han sido imitados a lo largo de la historia. Además, su trabajo en la columna de Trajano y otros proyectos arquitectónicos nos demuestran la enorme habilidad que poseía para abordar problemas complejos de ingeniería y su enorme compromiso con la integración de la matemática y la geometría al mundo de la arquitectura.

5. SU TERRIBLE FINAL


Según el historiador Dion Casio, Apolodoro fue condenado a muerte el año 130 d.C. por el mismísimo emperador Adriano, debido a una grave disputa entre ellos.

Algunos relatos afirman que la causa de la disputa fue el afán de Apolodoro por la arquitectura y su insistente deseo de ser reconocido como el arquitecto principal detrás de la reconstrucción del Panteón en Roma.

Sin embargo, no hay información concluyente sobre la verdadera razón detrás de la muerte de Apolodoro y la condena por parte de Adriano.

¡Estimad@ lector! ¡Espero que hayas disfrutado de la lectura!

¡No te pierdas las novedades y suscríbete!

¡Gracias!

No Comments

Post a Comment

Pin It on Pinterest

Share This