Blog

. : PLAN ARQUITECTO : . / Ficha técnica  / SOLERAS: TIPOS DE JUNTAS

SOLERAS: TIPOS DE JUNTAS

Por más de 30 años, la Fundación MUSAAT ha estado trabajando al servicio de la arquitectura e ingenierí­a realizando estudios permanentes sobre los riesgos en los procesos de edificación, su posterior mantenimiento, así­ como en las medidas de prevención y seguridad.

Con el objetivo de contribuir a una mayor calidad en el sector de la construcción y apoyar acciones de formación e investigación, el MUSAAT elabora una serie de monográficos denominados Documentos de Orientación Técnica en la Edificación. Para ello, cuenta con los investigadores especialistas y docentes universitarios, D. Alberto Moreno Cansado y D. Manuel Jesús Carretero Ayuso, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de la Edificación.

Plan Arquitecto comparte la publicación de estos documentos para fomentar las buenas prácticas profesionales en los procesos de edificación.

1. TIPOS DE JUNTAS


Las juntas pueden ser de construcción, de separación o aislamiento, de retracción o de dilatación.

JUNTAS DE CONSTRUCCIÓN:

Encargadas de fraccionar la solera en paños ejecutados en diferentes momentos. Se han de realizar al finalizar la jornada de trabajo y cuando se ejecute hormigonado no continuo. Este tipo de juntas pueden presentar caras planas o con algún tipo de machihembrado que permita transferir cargas entre los distintos tramos.

JUNTAS DE SEPARACIÓN O AISLAMIENTO:

Utilizadas para separar la solera de aquellos elementos fijos como pilares, muros, sumideros, etc. Reducen o evitan las tensiones ocasionadas por la restricción del movimiento de la solera. Se ejecutan con materiales compresibles (poliestireno expandido, poliestireno, poliestireno de cálula cerrada, etc), con espesores comprendidos entre los 10-20 mm. En soleras sin acabado, previo al hormigonado, se ejecutará el encuentro con pilares envolviendo la base del mismo con, al menos, 10 mm de material compresible.

JUNTAS DE CONTRACCIÓN Y RETRACCIÓN:

El objeto de las juntas de contracción es permitir el libre movimiento horizontal de los distintos tramos de la solera, al reducir las tensiones que provoca la contracción del hormigonado durante la fase de secado o por los cambios térmicos.

En el caso que las juntas se ejecuten por serrado, su profundidad oscilará entre 1/3 y 1/4 del espesor de la solera y en ningún caso será inferior a 25 mm. La separación entre juntas estará comprendida entre 25 y 30 veces el espesor de la solera (habitualmente entre 4-6 m). En soleras utilizadas al exterior, la distancia entre las juntas no será superior a 4 m.

Otro sistema es la formación de juntas de hormigonado con la colocación de piezas prefabricadas de PVC, utilizándose además como encofrado y de regla maestra para la nivelación del vertido del hormigón. La altura de estas piezas se encuentran entre los 40-80 mm.

En cuanto a la morfologí­a de la junta, interesa que los tramos sean lo más cuadrados posibles. La relación entre ancho y largo deberí­a situarse entre 1-1,5 como máximo. Deben evitarse los cortes de juntas en “T” o “L”, ya que facilitan la aparición de fisuras.

JUNTAS DE DILATACIÓN:

Deberán coincidir con las propias del edificio, destinadas a absorber el movimiento provocado por los incrementos de temperatura. Se seccionará el espesor completo de la solera con una abertura del orden de los 20 mm, rellenando su interior con material compresible. En el caso de que sea necesaria su ejecución en zonas con tráfico pesado se recomienda la colocación de pasadores o el aumentar el espesor de la solera en la inmediación de la junta, para absorber las tensiones producidas en los bordes.

2. RECOMENDACIONES TÉCNICO-CONSTRUCTIVAS


VERTIDO, VIBRADO Y CURADO DEL HORMIGÓN

Se recomienda realizar el extendido del hormigón en bandas alternas, separadas longitudinalmente por la junta de trabajo y transversalmente a las juntas de retracción.

Para la correcta compactación del hormigón se deberá realizar siempre el vibrado (de aguja o regla vibrante). Para las condiciones de vertido, vibrado y curado del hormigón deberán referirse a los parámetros señalados en la normativa aplicable y las recomendaciones del fabricante.

ACABADOS SUPERFICIALES

En el caso de que la solera no lleve pavimento, se suele ejecutar el acabado añadiendo directamente al hormigón fresco agregados como el corindón o cuarzo, que aportan una mejor apariencia visual e incrementan la resistencia y la durabilidad de la superficie.

EN EL MANTENIMIENTO Y CONSERVACIÓN

Deben realizarse las operaciones de mantenimiento que, junto con su periodicidad, se incluyen en la normativa aplicable y en el Libro del Edificio. Así­ como las correcciones pertinentes en el caso de que se detecten defectos o deterioros.

En nuestro anterior artí­culo explicamos las causas de las fisuraciones en las soleras, donde las juntas también asumen un papel importante. ¿Quieres saber más? ¡HAZ CLICK AQUÍ!

¡Estimad@ lector! ¡Esperemos que te haya gustado! ¿Que te ha parecido? ¡Si deseas conocer más sobre el mundo de la arquitectura y la construcción, te invitamos a suscribirte!

¡Gracias!

Sin comentarios

Publicar un comentario

Pin It on Pinterest

Share This